EL SUICIDADOR Y EL SUICIDANTE

Sus ojos hundidos eran la evidencia de su insomnio crónico. Llevaba semanas sin un descanso real. Pasaba horas divagando, sin “pegar un ojo”. Sólo cuando consideraba necesario dormir, es decir, cuando la mañana… Sigue leyendo