ESPASMOS

Quién inventó el reloj

para robarnos el tiempo

esclavizarlo,

descuartizarlo

en míseros instantes

de esta eternidad fragmentada.

***

La única que nos come a besos

es la noche cuando se llena de estrellas

***

Me cayó la noche

como un escupitajo

pero cuando miré

no supe a qué estrella reclamar.

***

No es un voto

el pensamiento está atado

por esa moral ríspida

ladina.

***

Hediondo el aire

que inundó mi pensamiento

arcadas de muerte embravecida

si contengo la respiración

seré uno más de ellos.

***

Los muros de mi habitación están vacíos

he comenzado a decorarlos con tus recuerdos

pero ya no queda resquicio alguno

para esta ausencia de tí

tan vacía como la voz que escuché un día decir:

“te quiero”.

Anuncios