COMPOTA

Había pensado robarte el corazón por un momento

machacarlo un poco hasta formar una masa consistente

y sin grumos

añadirle azúcar

-bastante por si acaso-

un poco de canela y clavo

y dejarlo hervir en un baño de oporto dulce

hasta que adquiera de nuevo su color rojo brillante.

Una vez que se reduzca y tome la forma de masa cardiaca

retiramos del fuego y lo colocamos en su cavidad.

Será entonces cuando vuelva a latir.

Anuncios