ALBEDRÍO

Me salvé de vivir y en un suspiro me quedé quieto otra vez.