BOLSA DE VALORES II

Demetrio y sus anatemas. Ayer llegó de improviso, o casi, y tocó impetuosamente en el ventanal de la sala. Siempre lo hacía cuando veía la luz encendida, señal de que estaba leyendo, o… Sigue leyendo