INFIRMUS

Fue entonces cuando supe el origen de la palabra enfermedad. Del adjetivo latino infirmus que significa falto de firmeza, de salud.
Y confirmé que cuando ella dijo: “las mujeres como yo se contraen, como las enfermedades” quería decir exactamente, “de mí te librarás tan fácil como si te salvaras de la muerte”.
La sentencia así entendida, provocó que la adrenalina se expandiera hasta la última punta de mis nervios.
He iniciado un tratamiento de antitóxicos y activadores metabólicos hepatoprotectores. Pero lo síntomas de tí permanecen, aún a siglos luz de tu ausencia.
Ahora me siento inflamado como la nota más aguda del violín en Albinoni, Paganini o Chopin.
Inflamado como la felicidad que no se puede compartir.
Inflamado como un segundo que pasa tan lento que no se completa en horas de recuerdos.
Inflamado como inflama el golpe certero de una sentencia a vivir.

Anuncios