Coincidencias extrañas

Se llamaba Manuel. Era el comercial de pescado y marisco para el restaurante donde trabajaba. Lo único que conocía de Manuel era su voz y su nombre. Hablábamos todos los días, y siempre… Sigue leyendo