¿ALGUIEN HA VISTO A GREGORIO? III

tumblr_m1bh2bh0kn1qjil88o1_500.jpg

Parte 3 de 3

En todo ese lapso, Gregorio ni se movió de su sitio, sólo se escuchaban los estertores de su respiración un tanto acelerada, quizás porque sus más recientes encuentros no habían sido muy amigables, por el contrario, sólo recibió insultos y malos tratos.

Pero contraria a nuestras expectativas, la reacción de mi familia fue muy alentadora. Ordenamos tacos para cenar que Gregorio engulló con fruición, como lo hizo con la comida. Al igual que yo, parecía estar de mejor humor. Decidimos asignarle a Gregorio la habitación de huéspedes. Se trataba de una recámara adjunta al jardín, donde podría tener completa privacidad y salir cuando lo necesitara, para lo cual dejaríamos la puerta abierta.

Los días siguientes a la llegada de Gregorio transcurrieron sin mayores inconvenientes, sin embargo no dejaba de inquietarme la idea de que en cualquier momento la mutación se completaría, es decir, que el comportamiento de nuestro huésped sería del todo el de un insecto. Gregorio tampoco podía intuirlo para tenernos sobre aviso.

Fue aquella noche que mis temores se hicieron realidad. Al salir del baño, no pude contener el horror y grité, tan fuerte que desperté a toda la familia. La imagen de Gregorio en la puerta mirándome con esos enormes ojos inexpresivos y vacíos mientras movía ávidamente sus mandíbulas me paralizó. Gregorio no se había inmutado con mi grito y eso me asustó más. Tardé en reponerme de la impresión varios minutos.

Mi hijo mayor intentaba explicarme que los escarabajos huelen el excremento a la distancia. No vomité porque tenía el estómago vacío, aún así, estaba desconcertada y mi pulso aún no se normalizaba.

No estaba de humor para escuchar la versión científica de semejante atentado a mi intimidad, así que cerré los ojos y me esforcé en tranquilizarme. Sin pensarlo comencé a llorar. Gregorio no debía permanecer más tiempo en casa.

Antes de tomar cualquier decisión me remití nuevamente a la consulta de información por internet. Estaba claro que no abandonaríamos a Gregorio a su suerte, así que intentaríamos conducirlo a un hábitat apropiado para él. La cuestón era cómo y por supuesto, dónde.

¡Las alas, eso es! Nos concentramos en la humanidad de Gregorio y como los humanos no vuelan pasamos desapercibidas sus alas. Seguramente él tampoco se había percatado de ellas pues son retráctiles. Aunque los escarabajos no son voladores hábiles como otros insectos, lo hacen cuando es imprescindible, como en este caso.

Teníamos qué comprobar si las alas de Gregorio funcionaban y después definir el que sería su futuro hogar. Le pedí a mi esposo que fuera a buscarlo pues yo seguía apenada por el incidente de aquella noche. Volvió de inmediato para decirme que Gregorio no estaba y tampoco se percibía su característico olor en la habitación.

La puerta del jardín había permenecido abierta durante la breve estancia de Gregorio en nuestra casa. Era lógico que decidiera partir sin testigos, pues era menos probable que alguien sufriera un ataque de pánico, llamara a la policía o bien, que grabara las imágenes de la existencia de Gregorio y subiera el video a las redes, que por supuesto, se haría viral, lo cual lo dejaría en una situación de mayor vulnerabilidad.

Concluimos que Gregorio se había marchado por instinto, una vez que su metamorfosis fue total. No teníamos indicios de ello, aunque también era probable que se sintiera tremendamente culpable por el susto de la otra noche. Yo también estaba muy arrepentida, aunque no se lo hice saber en su momento.

Hacemos de su conocimiento esta historia porque hace más de una semana que Gregorio abandonó nuestro hogar y no hay señales de su paradero. Si alguien lo ha visto, por favor, reflexione y piense que ese escarabajo podría ser usted mismo.

No sería descabellado pensar que Gregorio huyó porque sabía el riesgo que corría al vivir entre humanos. Afortunadamente tenía alas, sólo ellas harían de Gregorio un hombre libre, mejor dicho, un escarabajo libre.

https://ahuanda.wordpress.com/2016/09/03/alguien-ha-visto-a-gregorio/

https://ahuanda.wordpress.com/2016/09/04/alguien-ha-visto-a-gregorio-2/

Anuncios