TESTIGO

sauce-lloron-26082009822

Sauce Llorón, el árbol con alma

Si fuera un ahuehuete, no me sorprendería su tristeza al saber que está condenado a la eternidad. Pero él….él parece aún más deprimido. Lleva décadas en el mismo lugar y nadie le advirtió lo que presenciaría.

Ese árbol no sólo está triste, luce abatido todo su follaje. Llora. Y es que en tan poco tiempo ha visto tantas muertes, tanta sangre, tanto sufrimiento gratuito, cada día y a todas horas. A esa altura lo domina todo, lo ve todo, y seguramente a veces quisiera no saber nada de los seres humanos. Nosotros pensamos que son indiferentes, que no les importa lo que pasa en el mundo. Pero más de alguno habrá experimentado un impulso suicida y luego, una rabia tremenda por la total impotencia para consumarlo. Peor aún porque su muerte o su extinción siguen estando a merced del mismo que le provoca el llanto: la humanidad entera. Por eso el follaje de algunos es tan abundante, así por lo menos su visión se ve sesgada por algo más agradable como ellos mismos. Lo miro desde mi ventana y no puedo brindarle el consuelo que necesita. Porque lo que aquí ocurre, es como él: está sembrado de raíces.

Anuncios