IN MEMORIAM

Las palabras murieron

en una o dos líneas.

Se iban pudriendo en la mente.

y escurrían lánguidas por la tinta.

Apenas respiraban por una “o”

pero ya ningún adjetivo

fue capaz de revivirlas.

Ninguna lloró semejante pérdida.

El epitafio decía:

In memoriam “obras incompletas”.

Anuncios