SINTAXIS CORRECTA

IMG_6010.JPG

El muerto quedó malherido, más no a la inversa. Podría pensarse que era una errata, pero al ver que seguía una prolija explicación de los hechos, no quedaba más que sorprenderse. La nota del diario versaba que, mientras los médicos se afanaban en curarle para que pudiera descansar en paz, los forenses insistían en que le dejaran tranquilo, pues era imposible que aquel cuerpo gravemente lastimado, muriera “mucho más de la cuenta” a causa de sus heridas. El muerto, un tanto incómodo por tanto ajetreo a su alrededor, no quiso hacer declaraciones a la prensa, prefirió reservar su opinión para la eternidad.

Anuncios