LA DESPEDIDA

Te agitas, te mareas, te sientas, respiras, cierras los ojos y vuelves a respirar. Estás como atontado, ves borroso, pero la gente sigue su rumbo, con prisa, sin pausa. Entonces ella te reconoce… Sigue leyendo