DEFECTO DE FÁBRICA

RELOJ-CUADRO.jpgHabrá sido algún engrane demasiado ajustado el que fue exprimiendo cada hora hasta derretir el tiempo encerrado en el reloj. Todas las maquinarias de la misma serie fueron diseñadas así, pero ninguna persona se había quejado por el estado en que sus respectivos relojes producían el tiempo, todo lo contrario. Las personas pensaban que era normal que las horas se escurrieran como el agua, pues como decía Bauman, vivíamos en la época de la liquidez. Había quienes estudiaban ya, incluso, el ciclo del tiempo, es decir, su potencial evaporación y la consiguiente condensación en líquido, era algo así como analizar los tiempos del tiempo. Lo que no sabíamos a ciencia cierta era si el tiempo aprovechaba esos eventuales cambios de estado para fugarse o si periódicamente volvía al reloj para ser exprimido una y otra vez.

Anuncios