DESPUÉS DE TODO…

Y después de todo

el cielo se ha cubierto de nubes

la tormenta se cierne

sobre nuestras cabezas

el cuerpo sucumbe

a lo inevitable.

 

Después de todo

somos más que la punta de nuestras ideas

entre los restos del naufragio

había tristezas y penas

de un corazón que en silencio

palpitaba imitando a las estrellas.

 

Después de todo

hay quienes abandonan la colmena

con tal de tener una vida plena

y no hay presunción en ese gesto

es legítimo negarse a morir

habiendo hecho lo mismo que el resto.

 

Después de todo

han de volver a la mar

esos racimos de gotas

que no son promesas rotas

sino anhelos

que se elevan al soñar.

 

Después de todo

hay tragos interminables

para vaciar el alma

pero no son comparables

al abrazo que en cada canción

nos devuelve la calma.

 

Y así, después de todo

el azar estiró las coincidencias

hasta encontrarnos

revueltos en multitud de urgencias

bastaron nuestras sonrisas

para sanarnos.

Anuncios