EL ADAGIO MÁS TRISTE

Las notas del adagio más triste
sonaron cuando la tierra nos habló
de manera contundente
sobre nuestra frágil condición.

Las notas del adagio más triste
sonaron cuando la tierra gritó
exigiendo que la muerte
dejara de ser una sinrazón.

Las notas del adagio más triste
sonaron cuando la tierra tembló
y no de frío, ni por fiebre
sino porque la ira se acumuló.

Las notas del adagio más triste
sonaron cuando la tierra exhaló
un suspiro vehemente
para aliviar tanta frustración.

Las notas del adagio más triste
sonaron cuando la tierra exclamó
que a nuestra madre naturaleza
le dolía fuertemente el corazón.

 

Dedicado a todas las víctimas de los recientes sismos en México y de los huracanes. La naturaleza no perdona.