EL RÍO CADÁVER

Volcán_Lanín.png

San Martín de los Andes, Patagonia

Soy mujer, soy indígena y soy guerrera. En mi comunidad tenemos una conexión muy estrecha con nuestros ríos y con la tierra. El espíritu de los ríos nos marca desde pequeños, nuestros ancestros están allí, nuestra fuerza reside allí. Las vertientes de nuestros territorios son el tesoro más preciado que tenemos, pero también el más codiciado por las trasnacionales. Por eso nos organizamos, por eso luchamos, por eso nos invisibilizan, por eso el Estado quiere asesinarnos.

En nuestra cosmovisión hay una parte física y otra espiritual. Nosotros no entendemos de culpas y de perdones. Nuestra justicia tiene que ver con reparar el daño, de manera que se pueda restituir la armonía y el equilibrio de este binomio.

Vine aquí porque me envía mi gente. No queremos su compasión, queremos que nos escuchen. Lo único que les pedimos mi pueblo y yo es que se lleven sus empresas de nuestro territorio. Ése sería el camino para la reparación.

No me gusta “occidente” porque carece de la espiritualidad que sostiene a nuestras comunidades. Al llegar aquí sentí una profunda tristeza. He visto muchos cadáveres de personas, pero nunca había visto el cadáver de un río. Fue desgarrador ver que las cuencas eran de cemento. Los han matado. No sé si se dan cuenta que sus ríos han perdido el espíritu, están muertos.

Si me preguntan de dónde soy, respondo que de lo más parecido al paraíso. De alguna comunidad remota en México, o cualquier parte del continente, tal vez de alguna aldea africana, asiática y hasta europea. El mundo vive amenazado por el capital y aquí seguimos defendiendo a la madre tierra, gritando para que nos escuchen, para que no nos desaparezcan.

#DíadelosMuertos