PRIVACIDAD VS INTIMIDAD

privacidad-internet-reason_why.es_.png

Despierto cada mañana y lo primero que hago es encender el ordenador. Para leer las noticias del día, para revisar mi correo electrónico, para hacer un sondeo del Facebook y dejar un par de “me gusta” o rabiar con uno que otro “me enoja”, para revisar las visitas del blog, todo ello antes de concentrarme en escribir la tesis.

Casualmente hoy, cuando saltó la pestaña del firefox, Mozilla tenía el siguiente mensaje para sus usuarios: 10 cosas fascinantes que descubrimos cuando preguntamos al mundo ¿cómo estás conectado?. La encuesta fue realizada en julio de 2017. De las 189 mil 700 personas que respondieron a la encuesta, 31% dijo sentir bastante miedo ante un futuro más conectado. Para el 45% de los encuestados, el principal temor es a perder la privacidad, con excepción de los encuestados italianos para quienes la principal preocupación es perder las relaciones con otras personas.

La encuesta también indica que cuanto mayor es el conocimiento técnico, mayor es la preocupación a la pérdida de la privacidad. Además, los usuarios más expertos en tecnología consideran que la responsabilidad de incorporar privacidad y seguridad en los dispositivos es de cada usuario, mientras que el usuario medio atribuye esa responsabilidad a los fabricantes.

Mientras que el 40% de los encuestados confía en organizaciones sin ánimo de lucro para ayudarles a protegerse en línea, el 27 % no sabe en quién confiar y sólo un 3 y 2 por ciento respectivamente confían en los medios de comunicación y en el gobierno como ayuda para protegerlos en línea.

Sin embargo, al momento de comprar productos conectados (smartphones, tabletas, portátiles), la prioridad son el precio y las características que ofrece el dispositivo, mientras que en penúltimo lugar, la gente se ocupa de la seguridad y la privacidad, lo que también demuestra una aparente contradicción con los anteriores datos.

Aquí entra en juego una segunda cuestión: la intimidad vs privacidad. ¿Qué representa un mayor riesgo, estar expuestos por el simple hecho de navegar en la inmensa red internet o exhibir nuestra intimidad en las redes sociales? ¿Somos capaces de detectar la diferencia? ¿Somos capaces de actuar en consecuencia?

Para profundizar sobre estos temas les recomiendo ampliamente la película italiana Un perfecto desconocido (Perfetti sconosciuti, 2016), dirigida por Paolo Genovese, y concluyo con esta frase que sintetiza muy bien la reflexión que nos propone el filme: “…esta es una caja negra que nos vuelve vulnerables, porque los humanos somos frágiles… si amas a alguien tienes que protegerlo”.

Anuncios