NADIE MUERE DOS VECES

juana.jpg

Un reputado filósofo declaró que “dios había muerto” y la gente reaccionó indignada por tremenda osadía, aunque las personas que transitamos por este mundo, ni siquiera estamos seguras de que alguna vez haya existido ese tal dios. Aún así, todo parece indicar que nadie le echa de menos, quizás porque el tal dios nunca tuvo que pagar impuestos.

Pero este no fue el caso de Juana Escudero Lezcano, quien lleva siete años intentando demostrar que sigue viva después de ser declarada muerta por error.

A cualquiera puede ocurrirle, por supuesto. Un día cualquiera te levantas y alguien te dice “a mi no me engañas, tu has fallecido” o “lamentamos informarte que un cadáver ha usurpado su identidad, por lo que tienes que demostrar que aún estás con vida”.

Juana se enteró de su muerte en 2010, cuando acudió con su médico de cabecera para pedir un medicamento con su tarjeta sanitaria, y él la miró sin saber cómo decirle que en la base de datos de la Seguridad Social aparecía como “persona fallecida”.

En aquel momento, el incidente parecía sólo una broma de mal gusto. Después vendrían los dolores de cabeza, pues al intentar pedir un préstamo, renovar su DNI o su carnet de conducir, las bases de datos la daban por muerta.

Seis años más tarde, la administración llamó a Juana para notificarle que como no había pagado la cuota de mantenimiento de su nicho en el cementerio de Málaga, sus restos serían trasladados a un osario.

Con tanta insistencia por parte de las bases de datos oficiales, Juana llegó a dudar sobre si en realidad estaba viva, sin embargo, los cobros de la hipoteca y de las facturas en su cuenta bancaria, la devolvían a la triste realidad.

El entuerto administrativo fue resuelto después de que un Juzgado de Instrucción ordenó la exhumación del cadáver que había sido enterrado con el nombre y fecha de nacimiento de Juana Escudero Lezcano.

Ella presume que la confusión podría deberse a que tiene una hermana de quien hace mucho no tiene noticia alguna, por lo que las autoridades se encuentran cotejando las muestras de ADN de Juana para saber de quién es el cadáver que murió en su lugar.

Anuncios