BOTELLAS VACÍAS

Plastic bottle.jpg

Más de alguna ocasión nos habremos sentido como botellas de plástico. Estas botellas cumplen con su función mientras están llenas de líquido o cualquier otra sustancia que no sea un gas. Pero cuando están vacías, puedes estrujarlas y hacer lo que quieras con ellas.

En el caso de una botella de agua, por ejemplo, poco a poco o de prisa (la velocidad no es tan relevante), alguien bebe el vital líquido que contiene hasta agotarlo. También es posible que el agua se evapore, en el caso de que la botella se encuentre bajo los potentes rayos de sol durante un tiempo considerable. Otra situación probable, es que la botella tenga alguna grieta o perforación imperceptible a simple vista, que deja fugar el agua a “cuentagotas”. Esa agua también puede servir para regar las plantas, para mojar a alguien, o simplemente, ser tirada al desagüe, sin otro fin que el de despojar a la botella del líquido que tan celosamente guarda(ba).

Las posibilidades pueden ser diversas, el hecho es que cuando la botella está vacía, es decir, cuando tan sólo contiene aire, cualquiera puede aplastarla. De igual manera ocurre con los seres vivos. Y no es por exagerar, pero así como cada vez hay más personas a las que estrujamos, también hay muchas personas con la humanidad estrujada por completo. Nosotras podemos ser una de ellas, por lo que en cualquier momento, ¡zas! ¡crush! ¡tras! ¡crack! Y adiós humanidad.

Anuncios