POR SI VOLVIERA

saliendo-de-un-libro-01.jpgTenía a la mano la lista con los personajes para su próxima novela, pero cuando la releyó con la intención de perfilarlos mejor, la protagonista ya no figuraba en ella. Supuso que podría haberse infiltrado en alguno de sus cuentos, y aunque eran bastantes, los revisó con minucia para no perder de vista cualquier detalle que pudiera delatar su rastro. Jamás se imaginó verse en la tesitura de no poder iniciar la novela, por la pérdida de su personaje principal. Cabía la posibilidad de que hubiera saltado sin más, al mundo real, para evitar la obligación de protagonizar una historia que quizás no cumplía con sus expectativas, pues sabía de algunos personajes que se rebelaban cuando tomaban conciencia de su fugacidad literaria. Conocía casos en que los personajes de una novela padecían una especie de enajenación que los orillaba a escabullirse y escapar, algo así como el pánico escénico de los actores al representar una obra de teatro. ¿Y si sólo era una ilusión y ella intentaba pasar desapercibida? Era probable, pues cuando creó a la protagonista le había atribuido la peculiaridad de mantener un bajo perfil, aunque resultara un poco incompatible para un rol estelar, que en teoría debe llamar la atención del lector desde el inicio. Revisó la lista varias veces, por si había decidido camuflarse en cualquier otro caracter de la novela. Con cierto nerviosismo por el insólito extravío, se sentó a reflexionar en una solución mientras degustaba cada sorbo de café, como si pretendiera que éste le revelara pistas para encontrar una explicación lógica. Podía superar la falta de papel y tinta, la falta de electricidad, el frío o calor extremos, la falta de comida, inclusive la falta de inspiración. ¡Pero la ausencia de una protagonista, eso sí que no podía permitírselo ni en la peor de sus crisis narrativas! Decidió entonces, después de muchas cavilaciones, alterar el guión de su novela a fin de que el resto de personajes se entregaran en cuerpo y alma a buscar a la protagonista desaparecida, así fuera lo último que hicieran. Si había éxito, en la secuela podría retomar sin problema la historia original.

Anuncios