HABITACIÓN PARA UN CIEGO

El insípido haz de luz que escupía una minúscula grieta en la puerta de la habitación, no bastaba siquiera para reanimar las flores marchitas en aquel tiesto, legado por el anterior inquilino. Para… Sigue leyendo