APLASTA SUEÑOS

gotota

Pesaban muy poco pero aplastaban los sueños, como a florecillas en el campo. Las bases de datos arrojaban información acerca de los ladrones de sueños o los atrapa sueños. Pero ni google, ni la wikipedia decían algo respecto a esos aplasta sueños, que además, se camuflaban con su ligereza. Ella, en particular, sospechaba de las cosas más abstractas en su imaginario, como las deudas, los miedos o las leyes. Y cómo no, si todas ellas tienen extensos antecedentes destrozando, evaporando o aniquilando sueños. De cualquier manera, es de reconocer que los sueños pueden sobreponerse a cualquier cosa porque, aunque se esfumen, adoptan nuevas formas para volver a manifestarse, si la gente que los posee es obstinada. El mundo está lleno de gente necia.

Aquel día durante el desayuno, se asomó de nueva cuenta por la ventana, mientras sostenía la taza de té con una mano y accionaba contrarreloj el botón de un bolígrafo con la otra. El cielo permanecía despejado, de un azul tan profundo, como hace tiempo no lo veía. Sobre el césped, decenas de ellos esparcidos como ranas que revientan al caer en el campo durante una noche de verano, le confirmaron sus sospechas. Ella seguía accionando el botón del bolígrafo, una y otra vez, aguardando tras la ventana por si acaso, alguno de aquellos sueños se levantaba a vivir.

Anuncios