Medidas para el tiempo — SALTO AL REVERSO

—¡Hey, despierta! Menos mal que no te has aburrido. Se ruborizó al sentirse observada mientras cabeceaba como una abuela soñolienta. A menudo, un letargo incontrolable la invadía cuando se quedaba quieta por mucho… Sigue leyendo