Medidas para el tiempo — SALTO AL REVERSO

—¡Hey, despierta! Menos mal que no te has aburrido. Se ruborizó al sentirse observada mientras cabeceaba como una abuela soñolienta. A menudo, un letargo incontrolable la invadía cuando se quedaba quieta por mucho tiempo, como ahora, mientras esperaba al editor. Más de alguna vez se había quedado dormida sin previo aviso, en obras de teatro, […]

a través de Medidas para el tiempo — SALTO AL REVERSO