Cena para uno

¿Me oyes? Repetía desde el otro lado de la línea. Como las interferencias eran constantes, yo colgaba, pero él volvía a llamar. ¿Me oyes? y de nuevo los inoportunos ruidos aullentaban su voz… Sigue leyendo