Re-conociendo mi antiyó

Cuando se acercó para decirme que esa no era la Mayté que ella conocía, su semblante estaba rígido, casi a punto de quebrarse. Es verdad, no siempre somos la Mayté, el Ernesto, la… Sigue leyendo