La ciudad que no duerme

Hace 8 años que dejé de vivir en Barcelona. A menudo siento nostalgia por aquella ciudad que aparentemente, nunca duerme. Y digo aparentemente, porque recuerdo aquellos días, en que tenía que madrugar (en… Sigue leyendo