Archivo de etiqueta: Cuento

HABITACIÓN PARA UN CIEGO

El insípido haz de luz que escupía una minúscula grieta en la puerta de la habitación, no bastaba siquiera para reanimar las flores marchitas en aquel tiesto, legado por el anterior inquilino. Para… Sigue leyendo

SOBREMURIENDO (Preámbulo)

I Había pasado tantos días con la muerte enfrente que no la dejaba pensar. Tampoco podía esquivarla o encararla con toda la rabia contenida. Eran de esas cosas que parecían no tener remedio.… Sigue leyendo

COMÚN

  ¡Era tan común! -decía la abuela-. Tenía dos brazos y dos piernas que realizaban un movimiento acorde para desplazarse por el suelo. Una cabeza con dos ojos, una nariz, dos orejas, y… Sigue leyendo

MORDISCOS DE LUNA

-¡Cuando la luna esté madura la arrancaré y la comeré de un mordisco! -insistía la pequeña Kutsi, esperando con ansias poder alcanzarla. -¡Es muy grande para que la comas de un mordisco! -replicó… Sigue leyendo

TRAFICANTES DE LETRAS

Las hormigas entraron en el libro y comenzaron a llevarse al azar las letras a su hormiguero. Ni siquiera las vocales opusieron resistencia. Como no podían ingerirlas, pues la tinta es tóxica para… Sigue leyendo

DJINN

Como es habitual me despierto con el llanto del pequeño Enam y lo amamanto antes de empezar la jornada. A diario las vecinas de mi aldea y yo caminamos en grupo durante unas… Sigue leyendo

EL BUZÓN DE ROSARIO

Nada más atravesar el portal del edificio, salta a la vista el buzón de Rosario. Está desbordado. Hace unos cuantos meses que el conserje comenzó a depurarlo, pues ya no cabía más nada… Sigue leyendo

¿CÓMO ESTÁ TU MAREA?

El calendario indica que hoy habrá luna llena. Voy experimentando cómo me sube la marea mientras se genera en mi una especie de inexplicable locura. Además, esta mañana la vecina me ha preguntado… Sigue leyendo

EL MIEDO ANTE EL CONTESTADOR AUTOMÁTICO

La primera vez que saltó el contestador automático no sabía que la voz que escuchaba era una grabación. -Hola, soy Romina… -Hija, soy yo, ¿cómo estás? -Si nos conocemos entonces habrás reconocido mi… Sigue leyendo

LA REBELIÓN DEL CUERPO (confesiones de un melómano)

Se instala en la biblioteca siempre con suma discreción. No le gusta llamar la atención, pero sobre todo, detesta la manera escandalosa en la que algunos usuarios se hacen notar cuando llegan y… Sigue leyendo