Archivo de etiqueta: Cuento

Con acento argentino

Pensaban que tenía un don especial porque era capaz de repetir las palabras que pronunciaban las otras personas como un loro. Pero eso es lo que yo soy. Cuando aquella mujer me adoptó… Sigue leyendo

28 años y 52 días

La calle que atraviesa mi barrio es larga, pero estrecha. Allí la circulación, según marca la normativa, no rebasa los 30 km por hora, de manera que yo conducía tranquilamente, rumbo a mi… Sigue leyendo

Polonio II

Originalmente publicado en SALTO AL REVERSO:
Segunda de dos partes «Smoke Steam», por geralt en Pixabay (CC0). ? Alguien les dijo que el padre de Ekaitz había muerto, y la madre prefirió arrendar…

Polonio

Originalmente publicado en SALTO AL REVERSO:
Primera de dos partes Pixabay ¡No pasarán, no pasarán, no pasarán!… Pero pasaron. Aunque las gestiones se prolongaron casi doce años, inexplicablemente la implementación de la incineradora…

Antología II – Salto al reverso — SALTO AL REVERSO

¡Hola gente! Aprovecho para anunciarles que ya está lista la Antología II de Salto al reverso. ¡Está muy linda! Así que no lo piensen demasiado, tienen aquí todos los enlaces para hacer su… Sigue leyendo

La tortilla de Mariam

Desde que Mariam se había instalado a vivir con su hijo Adar, en aquel vetusto edificio ubicado entre la iglesia y el mercado del barrio, la despertaba el penetrante olor a tortilla de… Sigue leyendo

HABITACIÓN PARA UN CIEGO

El insípido haz de luz que escupía una minúscula grieta en la puerta de la habitación, no bastaba siquiera para reanimar las flores marchitas en aquel tiesto, legado por el anterior inquilino. Para… Sigue leyendo

SOBREMURIENDO (Preámbulo)

I Había pasado tantos días con la muerte enfrente que no la dejaba pensar. Tampoco podía esquivarla o encararla con toda la rabia contenida. Eran de esas cosas que parecían no tener remedio.… Sigue leyendo

COMÚN

  ¡Era tan común! -decía la abuela-. Tenía dos brazos y dos piernas que realizaban un movimiento acorde para desplazarse por el suelo. Una cabeza con dos ojos, una nariz, dos orejas, y… Sigue leyendo

MORDISCOS DE LUNA

-¡Cuando la luna esté madura la arrancaré y la comeré de un mordisco! -insistía la pequeña Kutsi, esperando con ansias poder alcanzarla. -¡Es muy grande para que la comas de un mordisco! -replicó… Sigue leyendo