ME DUELE EL SUEÑO

He rehusado el abrazo de Morfeo

“¡Quiero que te quedes aquí!”

-conmino a la conciencia-

Se ausenta.

Las imágenes oníricas

que seducen al paisaje nocturno

flotan entre el humo

de la calma hirviente.

Me duele ausentarme

Me duele el sueño.

Las acciones,

las intenciones,

y las ideas

ceden al narcótico del sopor.

Me duele el sueño

Sin él no existo

pero por él,

existo menos.

Anuncios