ESCATOLOGÍA COTIDIANA

Comemos de la inmundicia,

su aroma nos perfuma

y ensancha al mundo cada vez más.

La gula es un duelo continuo

por ver quien logra saciarse,

con el dolor ajeno.

Después de estos placeres

asesinamos las conciencias

en el intento de borrar lo indeleble.

Nada es tan cierto,

el mundo no es una mierda,

por si lo aparenta,

aunque cien bocas reciban las migajas

de un pingüe, beodo y lascivo

hombre altruista.

No lo es tanto,

porque las abejas se aparean aún,

y el calor se asoma y se oculta tras la

luna,

y los tordos se vuelven la voz de la

mañana,

y el viento nos seduce y nos complace,

y la semilla se transfigura,

y la primavera llega

y tras ella la lluvia estival.

Nada es tan cierto

como que nos extinguimos

y el aliento y el perfume,

sólo se mudan a otros cuerpos.

Anuncios