AGUA Y TÉ

Isaan, marroquí originario de Casablanca, entra en el local a pedir algo de comer, primero con gesto compungido, después como desorientado. Elige nachos con chile con carne (carne molida con frijoles y jalapeños). Cuando me pregunta mi nombre le contesto: “Mayté”

-¿Cómo? ¿Mayté?- Calla un instante como si reflexionara -¡Mayté, como agua y té!
-¡¿Quéee?!
-Agua y té. Mayté es como “agua y té”
-¡Ah, en árabe!- inmediatamente evoqué las reminiscencias de mi pobre aprendizaje del idioma- Ma (agua) y té -respondí desconcertada, pero esbozando ya una sonrisa.
-Sí, tu nombre significa agua y té- confirmó orgulloso de su revelación.
Isaan me ha rebautizado. Eso me hace feliz.
Anuncios