#Desconocidos secuestran al amor

cierre-el-corazón-62717510.jpgEl día que secuestraron al amor, era un día espléndido con un sol radiante y un cielo transparente y azul, de ese azul que difícilmente imita el Pantone. Tal vez por esa razón nadie se dio cuenta. Ningún indicio en la radio, en la televisión o los diarios, ni siquiera un rumor. Nada. Y las redes sociales, como siempre, se ocupaban de otras trivialidades. A veces me preguntaba si tal acontecimiento hubiera llegado a ser trending topic, o cuánto tiempo tardaría en hacerse viral en el twitter: “#desconocidos secuestran al amor”. Probablemente la gente se lo tomaría a broma. ¡Vaya tragedia! Evidentemente, era un asunto de vida o muerte, pero como verán, a nadie parecía importarle. No quiero parecer alarmista pero ¿a que ustedes tampoco estaban enterados de la noticia? De momento, había muchas preguntas en el aire como ¿a cuánto podría ascender el monto del rescate y quién lo pagaría?, ¿quién o quiénes negociarían con los secuestradores?, ¿podría convertirse éste en un asunto de seguridad nacional o mundial?, ¿cuánto tiempo llevaba el amor en cautiverio?, ¿lo estarían torturando?, ¿estaría herido?, ¿tendría hambre, frío, miedo?, ¿los captores habrían actuado motivados por cuestiones ideológicas, o se trataba de un mero interés pecuniario?, ¿pertenecían a alguna asociación delictuosa o quizás algún grupo fascistoide?, ¿había algún rastro de los captores?, y lo más importante, ¿cómo nos está afectando a este conjunto humanoide que somos, el secuestro del amor?, ¿cuáles serían las consecuencias, si los secuestradores decidían matar a su presa? Porque con esto de los secuestros, nunca se sabe. Ahora que ya están sobre aviso les pido que con suma discreción corran la voz y permanezcan alertas. Es posible que los captores te hayan elegido para negociar, así que de tí dependerá el feliz (o no) desenlace de esta historia.

Anuncios